mayo 15, 2008

Pablo Neruda es una calle
entre Montreal y Ontario
aquí justo aquí a tres de Américas
una calle que cumple con voces altas
y los atropellados en la esquina extienden nidos que pudieron ser brazos
hasta que te pongan el semáforo
mientras
te mueres en cada cruce, fielmente acondicionado el cuerpo arrastra sus autocadenas y yo tu Járin
te escucho dos tazas de resentimientos
(con mis ojos alumbrados por malos sueños)
te doy consejos que ponen de mostro a cualquiera
posibilidades sintéticas contra atropellos

Aunque todos hayan dejado de abrazarse
la enramada de diálogos se instale en esta calle
el funcionamiento de la conciencia en un intento de autoridad haga embajada para cortarte la horca
yo tu Járin radico aquí
justo aquí que rompe hielo
donde se te inserta la esencia de las órdenes
en la Pablo Neruda que oculta lo heredado
el gen perdido de la demencia
la certeza de la monomanía y escarabajo Kafka

*de veinticincosesentayocho

5 comentarios:

Alfredo Carrera dijo...

Me agrada Pablo Neruda es una calle...

Un abrazo

Evolución Aire dijo...

Pase a dejarle el saludo, los besos y el ojala nos veamos pronto... y el sí me gusta la calle Pablo Neruda... desde la montaña...

eowyn dijo...

Le dejo un saludo y una confirmación de que me gusta mucho como escribe. =)

No digo más porque hace rato que no cumplo ni cafecitos ni cervezas ni na' de na'

Lady Mondegreen dijo...

Dora,

Recuerdo mucho este poema de cuando lo leiste en el café La Salvia. Me gusta mucho el juego que haces con el tono desafectado y las dobles significaciones.

Encuentro interesante el juego polifónico, que cambia de persona gramatical, de lo personal a lo impersonal.

ángel dijo...

Para cruzar hacia el espacio de la poesía con los ojos alumbrados así, por malos sueños y mejores vigilias. Neruda estaría de acuerdo.

Un gusto descubrirte y leerte.


Saludos...