marzo 15, 2006

Mucho que hacer, poco que postear

He ido escribiendo, acumulando un montón de textos para juntarlos en un sólo libro. La idea es un experimento con la metáfora, una sucesión de imágenes, evocaciones, invocaciones y conexiones con las neurosis, los placeres,las sorpresas, los lugares soleados y los anhelos.
Estrofa, tras estrofa, casi sin ser divididas, conforman una sucesión de acontecimientos que se despliegan en la parte izquierda de la página. Así, se está conformando el Libro de La Apuesta, un libro para sentir, nunca para comprender, porque al fin y al cabo la poesía no es para entenderse o para explicarse, si no para recrearnos en ella, refugiarnos o enojarnos con sus versos, empatarnos o rechazarlos.
Gracias a todos lo que creen en este proyecto: A Karina Macció, por ponerle objetivo; a Ricardo Mercader, por la producción ejecutiva; a la ambientación de parte de Santiago Moro y Ciudad Granja; a Ramón Godinez por preguntar a cada rato; a la noche por afectarme y posibilitar esta aventura.

5 comentarios:

Evolución Aire dijo...

...y a Dora Moro por decidir escribirla...un beso...seguimos por aqui...desde la montaña...cuídese

Anónimo dijo...

ya vendrá el invierno...
un abrazo frio que te sacuda la primavera.
(la quiero un montón, ya sabe)

Abril.

Alfredo Carrera dijo...

Ta todo raro su blog, ojalá esté mejor.

un abrazote
alfredo

eowyn dijo...

Es buena la apuesta y va por excelente camino, con todo y golondrina. =)

Un recado promocional... ¡Tienes que ver mi blog para que te rías un rato! Consigna cumplida. =D

Karina Macció dijo...

Nena, te adoro, y espero La Apuesta, que seguro apostará todo.}
besotón!
K