octubre 03, 2005

Después de un ajetreo filosófico y laboral de entregas y trabajo la semana pasada, viene la calma del lunes. Me siento con mi gran taza de café a corregir algunos poemas, de nuevo otra entrega.
Tengo las revistas que mandó Alfredo Carrera, son un montón para leer, he leido algunas como La Partera, no he encontrado algo que me mueva todavía.
Hoy viene Verónica a corregir poemas. Pienso en que Abril ya está en la ciudad y habrá un montón de "poesías" que barajearnos. Pero lo que más me anima en esta mañana es llegar al librero y decidir de quién es la semana, con que poemas contaminarme para vaciarme mejor.

2 comentarios:

Evolución Aire dijo...

Pues si, a veces las revistas no publican algo que nos mueva, pero encontramos a alguien que nos mueve....un abrazo...después del abandono de su blog...después del encuentro sin rostro...ando por aquí...cuídese...Ermimontaña

will dijo...

Yo estoy leyendo a Robert Graves. Tiene un poema que posiblemente vuelva uno de mis favoritos: apenas lo he leido 20 veces; cuando llegue a las 100 te cuento